LOS MEJORES PROTECTORES SOLARES LIBRES DE TÓXICOS


PARA ELEGIR UN PROTECTOR SOLAR RESPETUOSO CON TU PIEL Y CON EL MEDIO AMBIENTE.

Ya estamos en junio y con él llega el solazo, el playeo, el piscineo y la hora de embadurnar el body con protector solar para no achicharrarnos como unos guiris. Sí, de esos que cuando vemos nos provocan un escalofrío de dolor ajeno ante la masacre producida por el bueno de Lorenzo sobre sus blancas y delicadas pieles norteñas. 

Hasta hace poco, el factor decisivo para elegir una crema solar era que viniera acompañada de un balón de playa, una pamela o una bolsa para las toallas. Una vez superado semejante dilema, ya estábamos ready para tostarnos a la solanera como lagartijas.

Por suerte las cosas han cambiado. Cada vez tenemos más conciencia sobre la importancia de protegernos del sol y usamos cremas no sólo en verano. Las usamos porque son buenas para la piel al prevenir las quemaduras, el envejecimiento cutáneo y el cáncer de piel. Pero ¿realmente sabemos que es lo que nos estamos echando?

La mayoría de cremas solares tienen una compleja composición química que, en algunos casos, puede resultar peligrosa:  perfumes, fragancias alergénicas y disruptores endocrinos que pueden producir graves problemas de salud, en especial para bebes, niños pequeños, adolescentes y embarazadas. Desde la deficiencia de síntesis de vitaminas, pasando por alteraciones del sistema hormonal hasta enfermedades como el cáncer. Mmm ¿Paradójico? Yo cuando empece a enterarme de todo esto requeteflipé. Y cuanto más investigo más lo hago.

Por otro lado se calcula que cada año 14.000 de toneladas de crema solar acaban en los océanos del mundo dañando gravemente la fauna y flora marina. Por ejemplo, la  oxibenzona, elemento estrella en las cremas y candidato a ganar el premio al más tóxico, está presente en el 56% de las cremas solares y ya ha sido prohibido, entre otros,  por el parlamento de Hawai por tener impactos dañinos y significativos tanto en el medioambiente marino como en los ecosistemas.

En realidad, lo más sano sería usar el sentido común, tomar un ratito el sol, y después ponerse a la sombra. Porque la exposición regular y moderada a los rayos solares es muy saludable porque nos permite sintetizar la vitamina D, imprescindible para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. El problema viene cuando queremos pasar el día entero en la playa o la piscina y tomar el sol como lagartos horas y horas.

Es entonces cuando gracias al protector solar podemos alargar esos ratitos al sol. Pero ojo, nuestra piel es como una esponja y absorbe todo lo que nos ponemos sobre ella.  Por eso debemos tener especial cuidado con los ingredientes que van a estar en contacto con ella, ya que muchas de esas sustancias tóxicas pueden pasar fácilmente a nuestro torrente sanguíneo y (oh sorpresa) provocarnos unos berenjenales metabólicos, alergias o enfermedades muy majas. 

Así que al usar protector solar busco una opción que además de proteger del sol no dañe mi piel ni ponga en peligro mi salud. Por suerte cada vez hay más alternativas eficaces, seguras y prácticas para embadurnarnos y trotar en pelotas bajo el sol sin preocupaciones. Eficaz porque proteja de los rayos UVB y UVA, porque (he aquí la cuestión), el factor SPF 15, 30 o 50 sólo hace referencia a la protección de los rayos UVB, no de los UVA, que son incluso mas perjudiciales. Segura porque no contenga ingredientes tóxicos o potencialmente tóxicos en su formulación. Y práctica, es decir, que sea fácil de aplicar y no te deje la cara blanca nivel yeso. 

Antes de nada, es importante saber cuáles son los tipos de crema que hay en el mercado y cuál es su mecanismo de acción. Allá voy. 

TIPOS DE PROTECTORES SOLARES

QUÍMICOS

Los de siempre. Son los que normalmente usamos. Están compuestos por sustancias químicas, en su mayoría derivadas del petróleo y en muchos casos altamente peligrosas por su efecto disruptor endocrino y tóxico conocido, la bioacumulación, e envejecimiento cutáneo, el cáncer de piel y la contaminación medioambiental.  Este tipo de protectores penetran en la piel para activar su efecto, por eso hay que echárselos 30 minutos antes de la exposición. La mayoría absorben radiaciones UVB y algunas también UVA.

FÍSICOS O MINERALES

Están compuesto por partículas minerales como el óxido de titanio o el óxido de zinc. Actúan creando una capa protectora sobre la piel, una barrera que hace que la radiación solar (UVA y UVB) rebote evitando que los rayos lleguen a la piel. Son biodegradables y no contaminan las aguas. Permanecen sobre la piel sin interaccionar con ella así que son las aconsejadas para personas con piel reactiva, alérgica o con dermatitis atópica y para los bebes (a partir de los 6 meses) y niños. Que digo yo ¿Si son recomendables para los niños por ser más inocuos serán mejores también para la población general?  Su mayor inconveniente es que normalmente su textura es algo más densa y pesada, por eso en los últimos años se sustituyen por nanoparticulas, es decir las mismas sustancias, pero más pequeñas. Pero a menor tamaño más facilidad para penetrar por la piel y pasar a la sangre, por lo que es preferible evitarlas hasta que haya mas información sobre su inocuidad. Se ha hablado también sobre la posible toxicidad del dióxido de titanio, especialmente en forma de nanopartículas o inhalado. Así que ante la duda…fuera.

BIOLÓGICOS

Hechos a base de plantas y vegetales con propiedades protectoras aceite de oliva, de sésamo, coco, caléndula, manteca de karité, buriti o aloe vera. No están reconocidos como filtros solares y no deben usarse como sustitutos de los otros filtros, pero combinándolos con filtros físicos puedes aportar una protección extra e hidratación

En conclusión, la mejor opción es filtro físico sin nanopartículas y preferiblemente compuesto sólo por oxido de zinc. Y si combina aceites vegetales mejor que mejor. Más rico y gustoso. 

La verdad es que el asunto de las cremas solares y la cosmética en general es muy espinoso, tanto en el tema de la regulación de ingredientes tóxicos como en la manipulación de la información. La versión de que el sol es una especie de demonio y que tomarlo sin crema de protección solar es un verdadero sacrilegio la conocemos de sobra. Ahora, poco se habla en radio, en prensa o en televisión de los riesgos químicos a los que estamos expuestos en alimentos, agua y bebidas, cosméticos, plásticos y otros objetos y de lo poco que hacen empresas, instituciones y gobiernos para evitar que la población siga estando expuesta a ellos.  Y ya paro que me enciendo. Porque esto ya es otro tema que da para otro libro o varios.

Así que no me enrollo más. Después mucho investigar y probar diferentes cremas os comparto cuales son mis 5 protectores solares favoritos libres de tóxicos.  You ready? Vámonos.

AMAPOLA BIO 

Su fundadora Ana Isabel de Andrés creo esta marca con el propósito de demostrar que las empresas pueden ser diferentes, sostenibles y aportar algo a los demás. Y vaya si lo hace. Sus protectores solares en versión cara y cuerpo con SPF 25 y 50 combinan filtros minerales con aceites y mantecas nutritivas. Sin nanopartículas y con 60-90% de ingredientes ecológicos, dependiendo del SPF. Desde hace dos veranos yo uso el SPF 25 y va muy bien porque sólo tiene oxido de zinc, es fluida, huele bien y se extiende bien.  También he probado la de 50, bastante más densa y pesada y con dióxido de titanio.  

Es una marca española, no testan en animales, es vegana y no tiene ingredientes de procedencia animal. Además, este fin de semana tiene un 15% de descuento en su web con el código VISTETUPIEL15. ¿what else?

protección solar ecologica sin tóxicos amapola bio

AJEDREA

 Esta marca de cosmética artesanal y ecológica made in Granada tiene dos formulaciones, una corporal con aloe vera para una hidratación extra y una facial con aceite de argán para prevenir los efectos oxidativos de la exposición solar. Ambas con filtro físico (óxido de zinc) sin nanopartículas y con aceites vegetales.  Contiene cera de abeja por lo que no es vegana.Yo he probado la facial y no es muy densa, se absorbe bien e hidrata sin engrasar. Es resistente al agua

protección solar ecologica sin toxicos ajedrea

DERMAE

Esta crema facial es ligera como una pluma y tiene una formulación impoluta a base de óxido de zinc, sin nanopartículas y SPF 30. Además, es Oil free y no comedogénica, por lo que es perfecta para pieles mixtas o grasas. Cruelty free, 100% vegana, sin gluten ni soja y reef safe. Segura para nosotros y biodegradable porque no hace daño a la vida acuática. Echarse esta protección solar es teletransportarse a un verano playero porque tiene el típico olor de crema rica. Es súper ligera y de fácil absorción y no deja el aspecto blanquecino del oxido de zinc. Y a mi me tiene conquistada.

protección solar facial sin tóxicos derma e

AMAZINC

Una marca creada por surferos y snowboarders checos en 2015 con la idea de elaborar un protector solar totalmente respetuoso con el medio ambiente y la piel. Todavía no he tenido la oportunidad de probarla pero seguro que lo haré porque su formulación a base de oxido de zinc sin nanopartículas, aceite de almendras, jojoba, oliva, germen de trigo y romero tiene una pinta buenísima. Es  ideal para las personas que busquéis una máxima protección porque es SPF 50 y libre de crueldad animal. Me encanta el diseño de su packaging.  Sin plástico, en una original botella 100% aluminio que podemos reutilizar para llevar otros líquidos. Podéis encontrar todos sus productos en [Ble] sostenible es posible , una web maravillosa para encontrar alternativas sostenibles y residuo cero. Yo ya he pedido la mía, ya os contaré.

crema solar libre de tóxicos amazinc

SOL DE IBIZA

Para terminar otra alternativa de protector solar mineral (óxido de zinc) SPF30 para cara y cuerpo sin nanopartículas  y sin plástico. Cuando la termines puedes reutilizar su lata para mil cosas: guardar el jabón, joyas, otra crema…¡maravilla! a mi dame un algo que reutilizar una y mil veces y ya me tienes ganada.

Tampoco lo he podido probar, así que no puedo valorar su textura y eficacia, pero tiene muy buena pinta e ingredientes naturales como aloe vera, cera vegetal y aceite de coco, almendras y caléndula ecológicos. Es vegano y no testada en animales. Además, Sol de Ibiza colabora con Ibiza Preservation Foundation (IPF), que trabaja para preservar los ecosistemas de las islas de Ibiza y Formentera. Otro punto positivo. Podéis encontrarla en Esturirafi

protección solar sin toxicos sol de ibiza

Corto y cambio. Que me enrollo como las persianas. Pero es que este tema me toca. Sólo decir que, detrás de muchos cambios en la industria está el descontento de los compradores y la reticencia a seguir adquiriendo los antiguos productos. Lo mismo ocurrirá con los protectores solares: cuando haya una conciencia masiva entre los usuarios acerca de sus efectos nocivos para la salud y el medioambiente, será cuando los fabricantes den un paso adelante para ofrecer alternativas.